lunes, 18 de noviembre de 2013

Era....

Era mi pasión la cereza de mis pensamientos. Mi sonrisa la luz de cada mañana. La mañana era el seguir caminando por el sueño del que acababa de despertar. Mis latidos siempre han sido fuertes, aunque mi porte es serio, Detras de mis ojos, encerraba las quimeras mas inverosímiles!. Las pasiones mas vehementes, buscaba en el mundo el corazon de mis lecturas. Aqui un fedor, alla poe, mas alla... los seres sabios como mi madre, mis profesores y amigos. Y un día me di cuenta que la llama que enciende mi ser, ¿no se si les haya pasado?... esta ahí pero no quema cuando la tocas, como si fuera de mentiritas, como si la fuerza cosmica del fuego interno estuviera a la deriva de un suspiro.