martes, 23 de julio de 2013

De esta etapa de mi vida, he aprendido algo importante: Los compromisos, las promesas me las tengo que guardar. El mundo laboral en primera no me permite entrar. Asi que todavia no puedo saborear las mieles de Candido. También me estoy entrenando para la ponzoña humana de la "chirinola", me pregunto si sabre distinguir un amigo y si sobrevivire sin ser voluble. Cada vez me siento mas solo. ¿Donde podre comenzar mi revolución?. Reflexionando en este mundo de instituciones y "papeles" legales. La virtud tambien necesita papel. ¿Sera necesario mentir y ponerlo por escrito?. Nadie se fia de nadie y por eso. el papelito habla y en ocasiones tiene que ser de color verde.

No hay comentarios: