martes, 21 de octubre de 2008

Un tanque de oxigeno

En busca de mis mandamientos, de la comisura de mis virtudes, de la excitacion de mis tristezas. Vuelvo a sonreir. Mostrando mi verdadero estilo de juego, puliendo mi personalidad. Y limando asperezas. Que me vas a decir tu....yo he visto un corazon abierto y es como un puño envuelto en sangre, yo me robe esas palabras... y se me hacen aun bellas. Mas al roce de una sonrisa quisiera ver como electrifica ese organo rojo...en estos dias tal vez le arranque un pedazo y se lo regale a alguien

No hay comentarios: