sábado, 13 de diciembre de 2008

Escribir para uno mismo, no hay dicha mas grande

Una sola intensidad, una sola existencia, una sola oportunidad. El camino de la perfeccion de un mundo inperfecto, llevar las tachas en mi corazon de cada uno de mis errores y volver a renacer con lagrimas cada vez mas dolorosas, pareciera que cada vez que vuelvo a despertar estoy mas lejos de mi objetivo. Mas aferrarme a la libertad y otra vez agarrar de la mano a mi existencia y contarle cuentos dulces antes de ir a dormir. Fornicar mis inseguridades y pedir disculpas por las quejas que tanto he dado, ¡de escribir en esos lapsos esa puta seudoliteratura de corazones vacios!
Gritarlo una i otra vez hasta pensar que e nacido con ello. Y ....
sentir la tranquilidad de al menos llegar a uno de los corazones de este mundo: ¡el mio!.

No hay comentarios: