martes, 2 de diciembre de 2008

Plegaria

Sentir el filo de tu vaina,
envuelta en un pensamiento
¡Saboreas mi sangre verdad!
No me digas lo siento,
que duele mas...duele mas
¡alejate, alejate dulce demonio!
Todavia te veo en mis sueños,
en mis laberintos vespertinos,
extrayendo la fabula de mi corazon.
¡Deja de hacer figuras con el!
Alejate, alejate
Dejame dormir para siempre

2 comentarios:

CeRkadELmAr dijo...

que fuerza! me encantó pasar de nuevo por aquí, es curioso, la lucha no es sólo mía, aunque sea como a mi, en mi blog hay un enlace a un blog de un tal Chinosky creo, él es otro hermano de armas

n., dijo...

Me gustó. Siempre te leo, aunque puede que no lo sepas.